Los riesgos de no cumplir con la contabilidad electrónica pueden llegar a cárcel.

Han pasado ya cuatro años desde que se aplico la reforma fiscal, con esta, se volvió obligatoria la contabilidad electrónica y por su incumplimiento han sido aplicadas penas que van desde multas a corporales en algunos casos.

Debido a que la contabilidad electrónica es para todos, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) decidió aplicar multas por no enviarla. Las multas ascienden de los $5,000 a los $15,000, pero la pena monetaria no es la única que ha sido aplicada.

El no cumplir con las diversas obligaciones relacionadas con la contabilidad se considera como una infracción administrativa, pero existen casos en que tal incumplimiento se considera delito fiscal y la sanción por esta es la prisión.

Casos de empresas que debieron enfrentar las sanciones establecidas con los cambios que se hicieron al Código Fiscal de la Federación (CFF), han recibido penas de 3 meses a 3 años de cárcel por no cumplir con esta responsabilidad fiscal.
Vale la pena recordar a nuestros lectores que desde enero del año en curso es obligatorio el envío de la contabilidad a través del buzón con la versión 1.3, por el cual los contribuyentes deben de señalar el medio de pago efectuado al registrar ingresos o egresos de recursos.

Todo este sistema de la contabilidad electrónica facilita el trabajo a la autoridad fiscal en sus facultades de revisión y transparenta las operaciones de las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

9 + 1 =