¿Cómo te afecta el aumento en la tasa de interés?

La junta de gobierno del Banco de México (Banxico) decidió, por una mayoría, aumentar en 25 puntos su tasa de interés de referencia para llevarla a un nivel del 8%, temas que resalta al ser el mayor que ha tenido desde agosto de 2008.

Según economistas, estos ya se esperaban ante los acontecimientos dados en estos últimos meses. Los motivos que se presumen son la depreciación del peso ante el dólar por la cancelación del NACIM, entre otras políticas del nuevo gobierno y algunas iniciativas legislativas, dando como resultado el deterioro en el balance de riesgos para la inflación.

Para poder entender más a fondo esta decisión vamos a tratar unos puntos importantes al respecto:
Subir la tasa de interés no es una sorpresa, esto, de hecho, es una de las herramientas política monetaria de Banxico, y cualquier otro banco del mundo. Esta herramienta tiene el objetivo de mantener la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda, impactando en variables como la inflación y el crecimiento económico.


La tasa se ajusta al ciclo económico en el que se encuentra el país. Este, también denominado ciclo comercial, representa las oscilaciones recurrentes de la economía -imaginemos un electrocardiograma- donde el punto bajo representa una crisis y la fase alta que es la recuperación o auge.


La tasa puede subir, bajar o permanecer estable. Cuando baja, los créditos se vuelven más baratos, buscando mayor consumo por parte de las personas y empresas para impulsar la economía. Por el contrario, cuando suben, que es lo que presenciamos en esta ocasión, la demanda se reduce desincentivando la inversión y el consumo, aumentando el ahorro de las personas, las empresas y limitando la cantidad de dinero disponible la economía previniendo la inflación.

El impacto real es a los bolsillos de aquellas personas que cuentan con un crédito vigente con tasa variable, pues los costos de estos créditos aumentan, tales como hipotecarios, automotrices, los intereses en tarjetas de crédito, que son el método más usado en nuestro país, por mencionar algunos.

Esta acción vuelve a la inversión de ahorros más atractiva ya que el préstamo de dinero da más rendimiento, mientras que aquellos que requieren de este producto se ven más afectados pagando más. Puesto en otras palabras, sin la intención de sonar amarillistas, afecta al que menos tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *