Actualización del nuevo portal del SAT es ahora más intuitiva, dice la autoridad fiscal.

Como muchos de nosotros, quizás habías entrado al portal de SAT y hayas pasado por muchas emociones encontradas tratando de descifrarlo y navegar por él, esto nos paso a muchos en algún momento. Si bien el diseño de su interfaz no fue el más intuitivo cumplía su función con mucho esfuerzo y este fin de semana decidieron echarle una manita, luciendo un nuevo portal.

La liga para la plataforma del SAT sigue siendo la misma y en esta encontraras la información y las herramientas necesarias para atender tus obligaciones fiscales.

¿Qué hay de nuevo?

En su comunicado, el fisco informo que su nueva interfaz esta orientada al usuario, los contribuyentes, ya que los tramites, los servicios y la demás información se muestra según el régimen fiscal del ciudadano. Sumado a eso, el sitio es ahora responsivo, cumpliendo con los requerimientos para poder visualizarse en dispositivos móviles, una nueva versión del buzón tributario donde podrán encontrar información orientada para cada contribuyente y menús de acceso personalizables.

Los cambios son para mejorar, pero si te parece más cómodo podrás acceder al portal anterior y seguir usando la antigua interfaz en lo que te adaptas a la nueva.

Si tienes dudas sobre cómo usar la nueva interfaz, la línea MarcaSAT esta disponible para atenderte, en el teléfono 627 22 728 (para la CDMX) o al 01 55 627 22 728 para el resto del país, o has tu consulta a través del chat dentro del portal o en las redes sociales.

Para más información sobre el SAT busca en www.gob.mx/sat


Operaciones inexistentes. Defensa de los receptores del CFDI.

Ante la presunción de la autoridad sobre la inexistencia de operaciones amparadas mediante comprobantes digitales los receptores cuentan con tres momentos para comprobar la veracidad.

Respecto a las obligaciones de los contribuyentes, relativa a emitir y solicitar Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI). En 2014, el Código Fiscal de la Federación (CFF) fue adicionado con el artículo 69-B a fin de inhibir los usos indebidos de comprobantes fiscales. Esto abarca, tanto a quienes emiten dichos comprobantes, como a los receptores que les dan efectos fiscales.

Alcance del artículo 69-B

De la lectura del artículo 69-B del CFF se aprecia que la autoridad hacendaria cuenta con la facultad de presumir la inexistencia de operaciones amparadas mediante CFDI emitidos por contribuyentes que se encuentren no localizados, que no cuenten con los activos, personal, infraestructura o capacidad material para prestar los servicios, producir, comercializar o entregar los bienes que amparen tales comprobantes.

Quienes hayan emitido los comprobantes fiscales referidos en el párrafo anterior, serán notificados por la autoridad fiscal para que manifiesten lo que a su derecho convenga y aporten la información y documentación necesarias en un plazo de 15 días.

Una vez valoradas las pruebas y defensas hechas valer, los contribuyentes emisores de los comprobantes que no hayan logrado desvirtuar los hechos que se les imputan, serán notificados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y aparecerán publicados en un listado definitivo en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y en la página del SAT http://www.sat.gob.mx

El CFF señala que los efectos de dicha publicación serán para considerar, con efectos generales, que las operaciones contenidas en los comprobantes fiscales expedidos por dichos contribuyentes no producen ni produjeron efecto fiscal alguno.

Implicaciones para el receptor del CFDI

Del estudio del quinto párrafo del artículo 69-B del CFF se desprende la posibilidad de que aquellas personas físicas o morales que hayan dado efectos fiscales a un comprobante emitido por un contribuyente incluido en el listado publicado en el DOF y en la página del SAT, demuestren la materialidad de las operaciones contenidas en dichos comprobantes.

Quienes hayan dado efectos a los referidos comprobantes fiscales cuentan con un plazo de 30 días siguientes a la publicación del nombre del emisor del comprobante para acreditar ante la autoridad fiscal que efectivamente recibieron los servicios o adquirieron los bienes. Asimismo, se les da la posibilidad para que en ese mismo plazo corrijan su situación fiscal mediante declaración complementaria.

Lo anterior implica que los contribuyentes que reciben CFDI deben estar muy pendientes de las publicaciones definitivas del SAT para manifestar lo que a su derecho convenga en caso de que alguno de sus proveedores, comercializadores o prestadores de servicios aparezca en el listado definitivo referido.

Dicho lo anterior, cabe preguntarse ¿qué sucede si algún prestador de servicios salió publicado y ya trascurrió el plazo de 30 días? ¿El contribuyente aún puede defenderse y demostrar la materialidad y existencia de las
operaciones?

La respuesta a esta última pregunta es afirmativo. Aún transcurrido el plazo señalado de 30 días, quienes hayan dado efectos a los comprobantes fiscales a que se ha hecho referencia, todavía pueden demostrar la veracidad de dichas operaciones.

Un segundo momento para manifestarse sería cuando los contribuyentes reciban una carta invitación de autocorrección por parte de las autoridades del SAT relacionada con las operaciones contenidas en dichos comprobantes fiscales. Aun cuando la carta invitación para autocorregirse no se trata de una resolución definitiva impugnable, puede ser considerada por el receptor como una oportunidad para manifestarse sobre las operaciones amparadas en el CFDI.

Más aún, una tercera oportunidad para que los contribuyentes demuestren ante la autoridad fiscal la existencia de las operaciones amparadas en los comprobantes fiscales en cuestión, sería cuando el fisco ejerce facultades de comprobación directamente al contribuyente receptor de los comprobantes. Durante el desarrollo de una revisión de
gabinete, visita domiciliaria o revisión electrónica, los receptores de los CFDI aún están en posibilidad de ofrecer la información y documentación que consideren idónea para corroborar la autenticidad de las operaciones referidas en los comprobantes fiscales observados.

CONCLUSIONES:

Los tres momentos con los que cuentan los receptores para corroborar la veracidad de las operaciones que se contienen en los comprobantes fiscales han sido incluso apoyados por la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (PRODECON), la cual ha señalado que la solo publicación del emisor del comprobante fiscal no puede considerarse como una notificación personal y directa para el receptor del comprobante, por lo que no ejercer el derecho a manifestarse dentro del plazo de 30 días que concede el artículo 69-B, no implica que precluye su posibilidad de hacerlo con posterioridad.

Lo anterior va en línea con los textos de la hermenéutica judicial relativa al derecho de audiencia, protegido constitucionalmente. El alcance del derecho de audiencia de los receptores del comprobante fiscal no debe limitarse al plazo de 30 días a que se ha hecho referencia. Con el fin de asegurar que el contribuyente receptor del CFDI pueda defenderse y ser oído, es menester que se respeten y concedan los momentos posteriores comentados.

Hoy más que nunca, los receptores de los CFDI deben conocer a las personas con quienes mantienen operaciones.

Asimismo deberán verificar el contenido del CFDI que reciban y asegurarse de contar con la documentación soporte de las operaciones en él amparadas, en caso de futuros cuestionamientos de su veracidad por las autoridades competentes.


Transmisión indebida de las pérdidas fiscales.

El  1 de Junio de 2018 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se Reforman, Adicionan y Derogan diversas disposiciones del Código Fiscal de la Federación.

Sobresale la adición del artículo Artículo 69-B Bis referente a la transmisión indebida de las pérdidas fiscales que , a la letra,reza:

Artículo 69-B Bis. La autoridad podrá presumir que se efectuó la transmisión indebida de las pérdidas fiscales, cuando del análisis de la información con que cuenta en sus bases de datos, identifique que el contribuyente que tenga derecho a la disminución de esas pérdidas fiscales fue parte de una reestructuración, escisión o fusión de sociedades, o bien, de un cambio de accionistas y, como consecuencia de ello, dicho contribuyente deje de formar parte del grupo al que perteneció.

La presunción señalada en el párrafo anterior podrá llevarse a cabo por la autoridad, siempre que advierta que el contribuyente que obtuvo o declaró pérdidas fiscales, haya actualizado cualquiera de los siguientes supuestos:

  1. I. Obtenga pérdidas fiscales en alguno de los tres ejercicios fiscales siguientes al de su constitución en un monto mayor al de sus activos y que más de la mitad de sus deducciones derivaron de operaciones realizadas con partes relacionadas.
  2. Obtenga pérdidas fiscales con posterioridad a los tres ejercicios fiscales declarados siguientes al de su constitución, derivadas de que más de la mitad de sus deducciones son resultado de operaciones entre partes relacionadas y las mismas se hubieren incrementado en más de un 50 por ciento respecto de las incurridas en el ejercicio inmediato anterior.

III. Disminuya en más del 50 por ciento su capacidad material para llevar a cabo su actividad preponderante, en ejercicios posteriores a aquél en el que declaró la pérdida fiscal, como consecuencia de la transmisión de la totalidad o parte de sus activos a través de reestructuración, escisión o fusión de sociedades, o porque dichos activos se hubieren enajenado a partes relacionadas.

  1. Obtenga pérdidas fiscales y se advierta la existencia de enajenación de bienes en la que se involucre la segregación de los derechos sobre su propiedad sin considerar dicha segregación al determinar el costo comprobado de adquisición.
  2. Obtenga pérdidas fiscales y se advierta la modificación en el tratamiento de la deducción de inversiones previsto en la Ley del Impuesto sobre la Renta, antes de que se haya realizado al menos el 50 por ciento de la deducción.
  3. Obtenga pérdidas fiscales y se adviertan deducciones cuya contraprestación esté amparada con la suscripción de títulos de crédito y la obligación adquirida se extinga mediante una forma de pago distinta a las previstas para efectos de las deducciones en la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Para efectos de lo dispuesto en este artículo, se entenderá por grupo, lo que al efecto establezca la Ley del Impuesto sobre la Renta, y por actividad preponderante, lo que al efecto establezca el Reglamento de este Código.

Para efectos de lo dispuesto en el primer párrafo de este artículo, la autoridad fiscal notificará al contribuyente que obtuvo la pérdida fiscal a través de su buzón tributario, con objeto de que en un plazo de veinte días manifieste lo que a su derecho convenga y aporte la documentación e información que considere pertinente para desvirtuar los hechos que llevaron a la autoridad a notificarlo.

Tratándose de contribuyentes que cuyo registro federal de contribuyentes se encuentre cancelado, la notificación se llevará a cabo con el contribuyente que sea titular de los derechos y obligaciones de la sociedad. En caso de que los derechos y obligaciones a su vez se encuentren transmitidos a otro contribuyente, la notificación se hará con el último titular de tales derechos y obligaciones.

La autoridad fiscal valorará las pruebas y defensas hechas valer por el contribuyente en un plazo que no excederá de seis meses, contado a partir de que venza el plazo a que se refiere el cuarto párrafo del presente artículo y notificará a través de buzón tributario la resolución mediante la cual se señale si el contribuyente desvirtuó o no, los hechos que llevaron a la autoridad a notificarlo. La autoridad fiscal dentro de los primeros diez días del mencionado plazo de seis meses podrá requerir información adicional al contribuyente a fin de que se le proporcione a más tardar dentro de los diez días siguientes a aquel en que surta efectos la notificación del requerimiento de información.

En contra de la resolución que emita la autoridad fiscal de conformidad con este artículo procederá recurso de revocación.

La autoridad publicará en la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria y en el Diario Oficial de la Federación, un listado de los contribuyentes que no hayan desvirtuado los hechos que se les imputan y que por tanto, se encuentran definitivamente en la situación a que se refiere el primer párrafo de este artículo. En ningún caso se publicará este listado antes de los treinta días posteriores a la notificación de la resolución a que se refiere este artículo.

La publicación a que se refiere el párrafo anterior, tiene como efecto confirmar la transmisión indebida de las pérdidas fiscales obtenidas por el contribuyente que las generó, así como la improcedencia de su disminución por el contribuyente que corresponda.

Cuando los contribuyentes que hubieren disminuido indebidamente pérdidas fiscales corrijan su situación fiscal dentro de los treinta días siguientes a la publicación del listado a que se refiere este artículo, podrán aplicar las tasas de recargos por prórroga determinada conforme a la Ley de Ingresos de la Federación por el plazo que corresponda.

Transcurrido el plazo a que se refiere el párrafo anterior, cuando el contribuyente no hubiere corregido su situación fiscal, la autoridad estará en posibilidad de ejercer sus facultades de comprobación en términos del artículo 42, fracción IX de este Código. Lo anterior, sin perjuicio de las sanciones que en su caso procedan en términos de este Código, así como de las penas que impongan las autoridades judiciales cuando se incurra en responsabilidad penal.