¿Qué está cazando el SAT?

Si eres de esos que tiene miedo de ser la próxima presa del SAT debes de conocer cuales son las cualidades de sus blancos. Como ya hemos mencionado antes, factores como omitir declaraciones en tiempo y forma o emitir facturas y declarar en ceros, son algunas de las características de aquellos a los que el SAT busca perspicazmente, pero, aun con estos, hay presas más importantes.

Existen prácticas a las que el SAT les prestará especial atención en el transcurso del año. Te dejamos esta información que puede ser de tu interés si lo que quieres es despreocuparte un poco al saberte libre de la cadena alimenticia o evolucionar y evitar ser un eslabón de esta.

  1. Deducir gastos con disfraz de indispensables.

Para muchos es algo natural querer facturar todo a nombre de la empresa para hacerlo deducible, pero esta práctica hará que tengas al SAT rondándote.

Imagina esto: rentas un espacio para una reunión, contratas música, mobiliario, Alimentos y bebidas, todo lo necesario para una reunión de negocios… si tan solo no fuera para el cumpleaños de tu abuela. Así que, si quieres evitar saberte depredado, deberás poder demostrar que los conceptos a deducir son efectivamente indispensables para tu giro.

  1. Deducción de conceptos poco descriptivos.

Ahora el SAT puede refutar los comprobantes que le parezcan poco específicos en su descripción, esto por medio de una nueva expresión llamada materialidad, lo que le permite solicitar documentación adicional para avalar las transacciones expresadas y, con esto, evitar operaciones simuladas.

Ahora las actividades de los servicios que contratas requieren una descripción más detallada, por ejemplo, si vas a solicitar un servicio de volantes para anunciar tu negocio; tu factura deberá contar con esta descripción. La leyenda de servicios de publicidad ya no será válida.

  1. Deducir Facturas que esconden operaciones simuladas.

El SAT desconocerá la existencia de las operaciones amparadas en facturas de operaciones simuladas. ¿Y cómo define esto? En el artículo 69-B del código Fiscal de la Federación expresa que cuando se detecta que un contribuyente ha generado comprobantes sin contar con activos, directos o indirectos, personal, infraestructura o capacidad material para prestar los servicios que presume, comercializar, producir o entregar bienes como sostienen dichos comprobantes; cae en este mal.

  1. Prestamos no formalizados y/o con “buenas intenciones”

Prestar dinero puede crear discrepancias fiscales que se vuelven imposibles de explicar o solventar si no se atienden de forma correcta. Un contrato es respaldo suficiente para demostrar por qué una persona adquirió dicha cantidad de dinero en caso de que haya caído en la mira del SAT, pero no te preocupes pues si estos contratos están notariados debidamente, son prueba plena del préstamo, aun si no generan intereses para el prestador.

  1. Diferencias fiscales

Esto posiblemente lo has escuchado muchas veces, pero las reglas del juego no han cambiado. Si un contribuyente gana y declara 500 mil pesos al año, pero muestra depósitos de cheques por 800 mil pesos en sus cuentas, el SAT le pedirá respuestas por la cantidad de diferencia a favor y ahí es donde comienzas a sentirte como conejo ante un águila.

  1. Outsourcing desleal.

Esto puede que también lo hayas escuchado antes. Esta práctica transfiere las responsabilidades del manejo de recursos humanos de una empresa, y por esta, para sí. Como tal esto no tiene nada de ilegal, pero lo desleal entra cuando estas empresas registran a sus empleados con un sueldo menor al real, por ejemplo, si a sus empleados les pagan 8 mil al mes, pero los registran solo con 6 mil. A estas empresas les advertimos que están nadando en aguas peligrosas.

Con esta información esperamos que planees más detenidamente tus movimientos y te protejas de caer en alguna de estas zonas de peligro conde el cazador esta siempre pendiente.


La recaudación de impuestos está al alza

Según el informe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), en el mes de enero del presente año la recaudación tributaria superó en 33 mil 860 millones de pesos la meta establecida en la ley de ingresos.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través del SAT informa que, durante el enero del año en curso los ingresos lograron una recaudación de 298 mil 426 millones de pesos, cantidad 12.8 por ciento superior al estimado en la Ley de Ingresos de la Federación.

Al comparar con el informe del año anterior, en el mismo mes de enero del 2017, la recaudación aumento en 41 mil 656 millones de pesos, un 10.1 porciento superior a este.

Tabla de incrementos

ISR 7.5%

IVA 23.8%

IEPS 25%

Estos aumentos son el resultado de las reformas y tácticas que el SAT ha sabido implementar, pero ¿eso qué dice de ti como contribuyente?

Bueno, es un hecho que como ciudadano debemos contribuir y que nuestras aportaciones forman parte de este incremento, pero… qué tal si estas aportando más de lo que legalmente estas obligado.

Legalmente existen muchos beneficios que, por desconocimiento, no podemos disfrutar para reducir la cantidad de nuestro aporte, conocerlos puede darte la oportunidad de aprovechar mejor tu economía y la de tu empresa. Tu contador debe de presentar un plan fiscal especial para ti o tu empresa, siguiendo los lineamientos que la ley te ofrece y que puedas saberte satisfecho de tener un buen uso de tus recursos al mismo tiempo de aportar al país.

¿Y tú, estas seguro que el plan fiscal que tienes es el que más te beneficia?


Pide SAT facturas por venta de propiedades

La secretaría de Hacienda por medio del Servicio de Administración Tributaria (SAT), exige una factura electrónica a los propietarios de inmuebles que busquen vender sus propiedades para amparar la operación.
Previo a esto, en el proceso de compraventa de propiedades era suficiente con la sesión de escrituras ante el notario público para llevarse a cabo.
Ahora, el notario que tramite la operación deberá emitir una factura a nombre de la persona que vende la propiedad como un complemento de pago fiscal. Así mismo, deberá también retener el ISR de la operación para ser declarado y, si el caso lo amerita, también retendrá el IVA para declararlos a la autoridad fiscal.
Señaló que este requisito será aplicable a operaciones inmobiliarias que hayan sido realizadas con cualquier propiedad sujeta a compra venta desde el 2014, fecha misma en que entro en vigor el comprobante fiscal (CFDI).
Para el SAT esto significa un proceso de apoyo contra las malas prácticas de aquellos contribuyentes que gastan más dinero de lo que DEPOSITAN o DECLARAN, además de ayudar también a la autoridad a detectar operaciones ilícitas conforme a la Ley de Prevención de Anti lavado.
Si se busca esas metas el SAT solo hace su trabajo, pero como todo tramite tiene su nivel de complicación, este ha adquirido uno nuevo. Y no nos referimos solo a la retención que se exige por parte del notario del ISR o IVA, si es el caso, sino las situaciones que se pueden crear para los que buscan vender sus propiedades.
Según la ley, a este tipo de ventas se le calcula el ISR a la ganancia acumulada, esto es el valor de la venta menos el costo de la adquisición del inmueble y el costo de la construcción. Este número se divide entre los años de la vivienda (con un máximo de 20 años) y el resultado es la ganancia acumulada.
Si se analizamos esto, el valor total de la vivienda final menos la retención del notario nos dará una cantidad mayor a la ganancia acumulada ya antes explicada. En esta diferencia, aun cuando el contribuyente haya hecho todo en forma, puede sufrir una auditoria por tener más depósitos que ingresos declarados.
Estas situaciones pueden presentarse, por lo que te recomendamos asesorarte bien con tu contador para evitar verte en esta problemática confusa y ser penalizado por estos tecnicismos.


La quita es un ingreso acumulable

¿Sabes que es una quita? Es la condonación de una deuda o parte de ella que el banco o acreedor hace al deudor. Hasta aquí vamos bien, y no tiene complicaciones, pero… ¿sabes lo que representa para ti?

Bueno definitivamente una quita suena a una buena noticia, pues es la liberación de la responsabilidad por cubrir una deuda como acreedor y ello representa cierta satisfacción ¿verdad? Pues el Fisco piensa lo mismo.

En el Art 17 de la LISR, entiende a la quita como un ingreso gravable. ¿Y qué significa esto? Que, ya sea por condonación o imposibilidad de cobro, la quita representa una modificación en tu patrimonio y por ende se considera un ingreso, y, al ser un ingreso, es aplicable el Impuesto Sobre la Renta (ISR) a la cantidad correspondiente, pues este evento incrementa tu patrimonio y por ello tu capacidad económica al liberarte de cubrir dicha deuda.

En el caso del régimen de personas físicas, sólo se le verá como un ingreso acumulable si el crédito se adquirió en relación con la actividad del contribuyente, en este caso, este se verá obligado a pagar el ISR sobre dicha deuda liberada y esto aplica también al uso de tarjetas de crédito.

Si el crédito no fue adquirido por fines a tu actividad empresarial entonces si puedes sentirte afortunado, pues en verdad no pagaras nada, caso generalmente de los asalariados cuyos créditos suelen no estar relacionados con su actividad empresarial o profesional.

El SAT considera la quita como un incremento en el patrimonio de la persona, sin embargo, la ley también espera que esta condonación sea declarada, junto con el resto de sus ingresos. Toma esto en consideración si estas en esta situación.


¿Piensas enfrentarte al SAT? Te dejamos estos consejos.

Los contribuyentes que suelen verse más inconformes ante el SAT por las resoluciones en sus casos suelen coincidir más en estas dos: Las imposiciones de crédito Fiscales y la negativa por devolución de impuestos.

Y no son pocas las razones para que los contribuyentes se sientan frustrados, ya que, si de por sí la relación que se tiene con el SAT es complicada para mantenerse al día con las obligaciones fiscales, verse envuelto en estas luchas puede llegar a ser un encuentro tedioso y agotador y, aun así, muy común para muchos.

Al finalizar el 2017, el SAT logro ganar 11,387 juicios en sentencia definitiva, esto representa un 50.15% del total de los juicios presentados. 90,531 millones de pesos son los equivalentes a las sentencias favorables, 65.6% del total. Mientras que, en los juicios de amparo gano el 95.6%.

Si un contribuyente desea enfrentar al Fisco en alguno de estos casos, debe ser consiente de cuáles son las herramientas con las que cuenta para librar dicha contienda. Una asesoría fiscal puede ser su mejor arma, ya que conocer las reglas del juego y saber jugar es un requisito importante para ganar.

Dejando atrás las analogías de juegos, la asesoría fiscal puede ser una ventaja muy grande para asegurar más oportunidades para ti. Si aun tienes dudas y crees poder llevar el juicio por tu cuenta te compartimos estos tres datos para “no ir a la guerra sin fusil”.

  1. Recurso de revocación

Este será tu primer recurso para defenderte de una resolución por parte del fisco. El recurso de revocación te permite presentar pruebas a tu favor en un juicio no serían aceptadas.

Este recurso solo puede ser presentado a través del buzón tributario, con la firma electrónica, dentro de los 30 días siguientes a aquel en que haya sido presentada la notificación de la resolución o el acto que se impugna.

El contribuyente envía las pruebas y estas serán estudiadas por el SAT, siendo esta misma entidad quien emita la resolución que confirme, cambie o rechace la resolución.

Efectivamente son pocas las posibilidades que los contribuyentes tienen a vencer en este paso ya que es la autoridad el contrincante y el juez, aun así, este paso sería recomendado por cualquier asesor fiscal para presentar todas las pruebas con las que cuente el contribuyente y estas se verán evaluadas de acuerdo con la ley específica del proceso contencioso.

Para hacerlo habrá que contar con los siguientes requisitos:

  • Escrito de promoción
  • Resolución o acto impugnado
  • Constancia de notificación del acto impugnado.
  • Pruebas
  • Escrito de anuncio de pruebas adicionales
  • Escrito de exhibición de pruebas adicionales
  • Documentación relacionada con el recurso de revocación.

 

  1. Juicio de lo contencioso administrativo.

Este juicio se suscita ante el Tribunal Federal de Justicia fiscal y Administrativa. El contribuyente cuenta con 30 días hábiles después de haber sido notificado por el fisco la resolución con la que este inconforme.

El contribuyente presentará el poder notarial del representante legal, la resolución que impugna, la constancia de notificación del acto impugnado y las pruebas documentales.

Este juicio puede llevarse a través de internet y por vía sumaria, en la que se establecen plazos cortos para resolverse.

Tanto el recurso anterior como este puede resolverse con la modalidad llamada “exclusivo de fondo”, esta solo se concentra en los argumentos legales y no busca verificar si se cumplieron los requisitos.

  1. Juicio de amparo

Este trámite se interpone ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación y es el último recurso con el que cuentan los contribuyentes. Puede ser expedido por estar inconforme con la resolución del tribunal Federal de Justicia Administrativa o para ampararse contra una norma fiscal específica.

Las pruebas que el contribuyente entrego con anterioridad son valoradas nuevamente en este recurso, además tendrá que presentar una buena argumentación de FONDO con la cual logre demostrar la razón por la cual no debería aplicársele la resolución del SAT.

Estos puntos pueden ser de mucha utilidad para librar tu contienda y buscar una solución a estas situaciones que, en muchas ocasiones, resultan poco favorables para los contribuyentes que no saben cómo defenderse.