img_blog2

IMSS cobra sus servicios a pacientes que no están afiliados.

img_blog2
El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la tabla con los costos unitarios de los 80 servicios que se ofrecen en sus tres niveles de atención Médica, esta tabla muestra que la consulta de medicina familiar a los no derechohabientes incremento en un 8.7% en relación con la del año anterior. Una consulta de medicina familiar tendrá un costo de 733 pesos y mil 853 por la consulta de un especialista, un precio que supera incluso los costos de algunos hospitales privados. Estos precios también llegan a ser mayores que en otros hospitales públicos que dependen de la Secretaría de la Salud. Cabe señalar que no solo los pacientes que no cuentan con afiliación al IMSS (trabajador o beneficiario de este) se verán expuestos a estos costos; sino que también el patrón, cuando uno de sus empleados solicite el servicio y entre en esta descripción, será acreedor de un crédito fiscal al no inscribir a su empleado a este beneficio o por hacerlo con un sueldo menor al real. La salud es un tema que nos concierne a todos y es importante que seamos consientes de los beneficios que debemos tener como trabajador.

img_blog1

Instruye SAT sobre escenarios de prácticas ilícitas en la emisión de Facturas.

img_blog1
La Secretaría de Hacienda y Crédito público, por medio del Servicio de Administración Tributaría (SAT), hace aviso de prácticas indebidas detectadas en la emisión de facturas. De esta manera se instruye a emisores como receptores contra estas prácticas para que puedan ejercer sus derechos de forma fácil, rápida y sin comprometer datos personales no necesarios. Las malas prácticas identificadas son:  
  1. Exigir cualquier dato distinto al RFC. El contribuyente que solicita la factura sólo debe proporcionar verbalmente su RFC, cualquier dato adicional no es requisito para la emisión. Se ha detectado que existen sistemas de emisión de facturas que exigen dichos datos como requisito para obtener una factura. Se invita a los contribuyentes emisores de factura a revisar sus sistemas para evitar molestias y el uso de datos personales que no son requisito fiscal.
 
  1. Obligar a proporcionar un correo electrónico, es opcional. Cualquier contribuyente puede revisar en tiempo real que le haya llegado su factura a través de la página del SAT con su RFC y contraseña, el proporcionar el correo es una facilidad a la que tiene derecho el receptor de la factura para obtenerla, pero de ninguna manera es obligatorio.
 
  1. Incrementar el precio del bien o servicio cuando se solicita la factura. El precio debe incluir el IVA, sin importar si se solicita o no la factura.
 
  1. Obligar al receptor a generar la factura en un portal. Se debe entregar la factura en el establecimiento en donde se lleva a cabo la operación y al momento de realizarla, si así lo requiere el contribuyente.
 
  1. Negar la factura argumentando que no se solicitó en el momento de la transacción. Se puede emitir con posterioridad, mientras sea en el mismo año en que se realizó la operación.
 
  1. Registrar una forma de pago distinta a la recibida o registrarla sin que esté pagada. La forma de pago debe ser registrada cuando éste efectivamente se realice.
 
  1. Solicitar obligatoriamente se indique el uso que se le dará a la factura. Si este campo no lo proporciona el receptor, se deberá utilizar la clave “P01 Por definir” o bien la que señale el receptor.
 
  1. Negar la emisión de la factura cuando se pague en efectivo. Sin importar el medio por el cual se realice el pago del producto o servicio, se deberá emitir factura.
 
  1. No emitir la factura cuando se reciben pagos por anticipos. Cuando se reciban anticipos, éstos deben facturarse.
 
  1. No emitir factura. El SAT no tiene suscrito convenio con ningún contribuyente, cámara o asociación para la no emisión de facturas electrónicas.
  Esta información busca proteger el derecho de los contribuyentes a deducir y acreditar impuestos, recuerda que no expedir, no entregar o no poner a disposición de los clientes las facturas, o emitirlas sin cumplir todos los requerimientos indicados por el SAT, se considerarán infracciones que pueden llevar hasta la clausura su establecimiento o negocio.